Oiga.me
Plataforma de movilización por internet
"La acción política se basará más en las formas de hacer que en ideas preestablecidas"

La plataforma de movilización y campañas por internet oiga.me presenta su nueva versión. Han contestado a las preguntas del público de DIAGONAL sobre la utilidad de este tipo de herramientas para la presión a empresas e instituciones.

23/01/13 · 13:56
La campaña de apoyo a "Perucha", un mecánico madrileño, contra su desahucio dictado por el Instituto de Vivienda de Madrid, es una de las últimas peticiones que se pueden mover a través de oiga.me / Colectivo Dentera

Se definen como una "plataforma ciudadana de movilización por internet". Oiga.me presenta su nueva versión a las 19 horas en Museo Reina Sofía de Madrid con dos campañas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la asociación de consumidores Facua. 

Richar Crowbar: Me gustaría que indicáseis cuáles son las principales diferencias entre vuestra plataforma y otras como change.org , técnicamente supongo que las diferencias serán mínimas, pero me interesa más las diferencias en términos políticos. Por otro lado os quería preguntar por el papel que juegan las diferentes entidades que se comenta en el articulo que forman parte del consejo social.

La primera diferencia es el modelo de negocio y de organización/constitución (entidad jurídica): Oiga.me no tiene ánimo de lucro y es gestionada por un Consejo Social del que forman parte diversas entidades sociales que velan por su independencia económica y política, y por la privacidad de los datos de los usuarios.

Técnicamente, también son diferentes: Oiga.me, además de recogidas de firmas, implementa otras estrategias de “lobby ciudadano” a través de sistemas de envío (mail, fax y próximamente también teléfono). Sobre todo, la diferencia está en que oiga.me se encuentra en construcción permanente, abierta a cualquier idea o propuesta de la comunidad. Oiga.me se ha desarrollado a partir de módulos. Primero fue el mail, luego el fax y próximamente la telefonía y algún experimento más. En ese sentido, las entidades que se encuentran en el Consejo, además de las funciones de moderación de campañas, planificación, etc.. se encargan de monitorizar evaluar y gestionar el crecimiento de la herramienta.

No: ¿Con qué nuevas características contará Oiga.me?

Tendrá nuevas funcionalidades como el servicio de fax a través de el cual se podrán realizar campañas que tienen mucha utilidad en demandas de consumo (operadoras de telefonía, gas, luz; y con la administración pública) y también con un diseño nuevo que hace que la página sea más amable al uso y esté mejor integrado con redes sociales para otorgarle una mayor capacidad vírica a las campañas.

Gabranon: Pues ante este tipo de plataformas siempre me he preguntado si son eficaces en el sentido de en qué forma le llegan al destinatario de la campaña, al objetivo,las campañas que se diseñan a través de este tipo de plataformas. ¿Podáis profundizar un poco en esto? Gracias, un saludo y enhorabuena.

Nos consta que sí son efectivas porque hemos recibido algunas contestaciones por parte de los receptores de las campañas. La más significativa, que de hecho así surgió la idea de hacer oiga.me , fue tras el éxito de una herramienta que lanzó el colectivo hacktivistas.net y con la que colaboramos, llamada Xmailer.

Con esa herramienta, al enviar más de un millón de correos a los parlamentarios pidiendo la retirada de la famosa "Ley Sinde", varios diputados confirmaron que recibían los mensajes en sus teléfonos móviles y que estaban al tanto de la petición ciudadana. Ahí comenzamos a pensar en facilitar a otros colectivos, más allá del ámbito hacktivista, herramientas de estas características.

Al facilitar bajas masivas de un servicio, Oigame se propone "contrarrestar, incluso de forma global, ese poder transnacional de los consorcios"DGA: ¿Hay algún conflicto político, sindical, social... en sentido amplio que se haya ganado a través de Oiga.me? ¿Cuáles son los resultados del uso de esta herramienta en las diferentes luchas? Si no hay victorias tangibles, ¿no es hora de repensar el planteamiento de la herramienta? Por otra parte, ¿qué se gana con Oiga.me que no se tenga ya en las redes sociales corporativas, por ejemplo, Twitter? No me queda nada claro.

En concreto, a través de oiga.me (y en combinación con otras acciones, imaginamos) se han conseguido un par de casos de éxito significativos: el primero la liberación de Hervé Falciani, trabajador del HSBC detenido por liberar datos de defraudadores y evasores de impuestos, y la destitución de Felipe Gonzalez en el consejo de Doñana.

Fuera de España, se ha logrado la derogación, por parte del Gobierno de Guatemala, de una norma que suponía la impunidad para las élites militares ante las desapariciones forzadas y otros delitos durante la guerra en este país.

En el resto, de campañas de forma indirecta oiga.me ha actuado como medio de difusión y comunicación vírica produciendo daños en la imagen pública de empresas, instituciones y además, impactando en la normalidad del sistema de comunicaciones de las organizaciones y facilitando la participación masiva de sus usuarios y consumidores.

Sobre tu segunda pregunta, oiga.me permite hacer campañas y envíos masivos de mensajería, fax y telefonía; Twitter en realidad es muchas cosas a la vez, y todas en solo 140 caracteres. Además, oiga.me es software libre, con todo lo que esto significa. Al contrario que en Twitter o Facebook, quien quiera puede participar en el desarrollo de la herramienta y definir cómo será en el futuro, incluso construyéndola con sus propias manos. De la misma forma, puede copiarla y montarse su propia plataforma si la que nosotros ofrecemos no se adapta a sus necesidades. Esto es transparencia, todo es visible, todo el código y el trabajo para montarlo está colgado en la red. Por último, desde el punto de vista de quien participa en la herramienta, tendrá la tranquilidad de que sus datos no se cederán ni a empresas ni a gobiernos, lo que no ocurre con las plataformas comerciales.

Pablo de Soto: "No Logo", el relevante libro de Naomi Klein sobre el poder de las marcas, finalizaba en sus últimos párrafos con una referencia directa al rol emergente del hackitivismo en su capacidad de contrarrestrar dicho poder. Desde la publicación del libro a primeros de los 2000, si bien las iniciativas ciudadanas han crecido y conseguido pequeñas victorias, las marcas parecen tener más poder que nunca antes, tanto en términos económicos y, como simbólicos. Y este poder parece seguir aumentando a través de la concentración y expansión de unas decenas de marcas hegemónicas. En esta distopía, dónde encontráis la fuerza y las ideas para plantear herramientas de lucha como oiga.me ? ¿Cómo imagináis la lucha contra el poder de las marcas en la próxima década?

Pues las ideas y la fuerza vienen de lo que hacemos de forma cotidiana en asambleas, reuniones, campañas, trabajos, etc. y vienen en forma de experiencias, charlas, discusiones con amigos y con no tan amigos, de viajes, etc... de ningún sitio especial, sólo nos encargamos de juntarnos y llevarlo a cabo.

A partir del nivel de destrucción de las instituciones y de la clase política imaginamos que son muchas cosas que pueden y deben cambiar. La primera es que la democracia y toma de decisiones sobre los asuntos públicos y comunes va a estar en primera línea. Ya existen signos de que las formas de juntarse y hacer cosas van a ser diferentes, más basadas en formas de hacer las cosas que en ideas preestablecidas, que la red es y va seguir siendo un lugar de conflicto determinante e imprescindible.

Respecto a las marcas, hace justo diez años, el pensador Ulrich Beck argumentaba que el contrapoder de la sociedad civil "frente a un capital que se potencia y legitima a sí mismo" podía consistir en golpear a los consorcios con sus propias armas, con el poder de la no-compra. Y añadía que "sin embargo, el arma de la no-compra pierde su filo por la dificultad de organizar establemente la no compra de no miembros". Pues, precisamente, oiga.me lo que va a permitir con acciones como, por ejemplo, facilitar que se produzcan bajas masivas de un servicio, es contrarrestar, incluso de forma global, ese poder transnacional de los consorcios.

Sinu: ¿De dónde sacáis los fondos para llevar adelante la aplicación?

Las entidades que forman parte del consejo social han aportado una cuota inicial con la que hemos financiado parte del desarrollo. Además, la asociación Alabs, promotora de oiga.me ha invertido tiempo y recursos de su propia cosecha y tenemos un montón de amigos que nos ayudan con la comunicación, el diseño y el desarrollo, pero, para según qué cosas, con eso no nos llega. Por eso ahora tenemos en proyecto una campaña de crowdfunding en Goteo para financiar la aplicación de teléfono.

Isabel: ¿Por qué hacer una nueva versión, si la de ahora esta bien? >> ¿Qué esperáis conseguir con estos cambios? Gracias.

Pues esperamos conseguir que las campañas sean aun más efectivas y tengan más impacto a través de una mejor conexión a redes sociales. Con los módulos de fax, y próximamente de telefonía, pretendemos darle más poder a la gente para que ejerza sus derechos. Y, ya de paso, mejoramos la interfaz para que sea más intuitiva y más bonita.

Kaejane: ¿Creéis que oiga.me podría convertirse en una plataforma que enlazara también con iniciativas tipo "Yomecambio" "Nolotiro", "TuderechoASaber", etc, una interfaz para ese tipo de cosas o se quedará como herramienta para campañas?

¿Cuáles son las mayores dificultades que estáis afrontando a la hora de crecer, etc? Habéis hecho algún taller físico para formar a gente y que pueda hacer campañas, ¿os ha resultado útil?

Hay ciertos conceptos de esas plataformas que nos interesan mucho, pero no son cosas fáciles de encajar. A veces es mejor algo concreto que algo multiuso, pero no descartamos nada, son buenos ejemplos.

En cuanto a las dificultades, generar tanto código entre pocas personas es un claro limitante que estamos mejorando, ahora el código está algo más ordenado y mejor documentado, la lista de desarrolladores tiene más vida y poco a poco se van sumando personas al proyecto. También realizamos nuestro primer taller hace apenas dos semanas con muy buenos resultados, y sí, es una opción que repetiremos.

Greenopoli: A Ecologistas en Acción y Greenpeace: ¿Os resulta una herramienta útil de apoyo a vuestras campañas? ¿Por qué?

Hola Greenopoli, para Ecologistas en Acción Oiga.me es la plataforma de ciberacciones más recomendable debido a que: a) Hace bien lo que tiene que hacer y está en constante búsqueda de nuevas formas de movilización online (fax, teléfono..) b) Es la única plataforma de este tipo que está basada en software libre, lo que abre su desarrollo y garantiza que ninguna empresa o institución controle la plataforma para sus propios fines; y c) Porque es una iniciativa sin ánimo de lucro y la única a la que se pueden unir organizaciones sociales para participar en su desarrollo y actuar junt@s. 

Finalmente, aunque Oiga.me solo está en sus inicios, ya ha cosechado algunos éxitos, como la dimisión de Felipe González del consejo de participación de Doñana (una de las últimas campañas de Ecologistas en Acción realizada a través de Oiga.me).

Para Greenpeace oiga.me es una herramienta muy importante para la movilización y el liderazgo de campañas globales en lo local. . oiga.me es una herramienta puesta a disposición de la ciudadanía, cada vez más
dispuesta y preparada para liderar sus propias campañas. Al igual que para Ecologistas en Acción es importante porque cuenta con desarrollo basado en software libre, la que liberaliza la plataforma permitiendo la independencia en el desarrollo de sus campañas.

 

Imprimir Imprimir Versión PDF PDF +A Agrandar texto Licencia Enviar por e-mail Enviar Corregir +A Disminuir texto

comentarios

0

La autora analiza las principales carencias de la atención médica que se da a las mujeres y propone una superación del enfoque biologicista con el que aborda la salud el modelo médico...

Desde el MpD se invita a un debate público a los líderes de los partidos mayoritarios para saber cómo abordaran la cuestión de la reforma del artículo 135 y la implicación respecto a la prioridad

Sólo unas pocas víctimas del terrorismo de Estado han sido reconocidas. Ahora, el Ministerio del Interior las vincula con “organizaciones violentas”.

En el transcurso de una insurrección, Charles Fourier observó con qué dedicación y ardor la gente amotinada desempedraba una calle y levantaba una barricada en pocas horas.

Campañas publicitarias que ahondan en la idea del trabajo como un privilegio.

Treinta años después, el Estado vuelve al rescate de varias autopistas en quiebra.