REDES DE CAMBIO / Redes sociales y revueltas
Una plaza para el movimiento global en internet

El movimiento Occupy prepara una red social que reproduzca en internet el espíritu cooperativo de las plazas y sirva para celebrar asambleas a escala global.

Redacción
10/04/12 · 14:48

Desde su origen, las movilizaciones 
del 15M y Occupy Wall
Street se organizan a través de 
internet y difunden sus mensajes 
por redes sociales. Utilizan 
fundamentalmente Facebook y 
Twitter, pero desde algunos 
sectores se muestra cierta 
preocupación por mantener la 
autonomía tecnológica 

mediante software libre y servidores 
autogestionados. Para 
superar las deficiencias de las 
herramientas informáticas existentes 
y dar con un sistema
que se adapte a las necesidades
de coordinación internacional, 
se ha gestado el proyecto 
The Global Square.

Según se presentan en la wiki 
en la que se está documentando 
el proceso 
(wiki.theglobalsquare.org), la meta es 
“perpetuar el 
espíritu creativo cooperativo 
de las ocupaciones y transformarlo 
en formas duraderas de 
organización social”
. El desarrollo 
se alimenta de un proyecto 
paralelo de la FGA, la 
federación de asambleas 
generales impulsada desde 
Nueva York, pero no se trata 
de reflejar en internet los 
debates que ya se están 
teniendo en las plazas, sino de 
generar un espacio nuevo. “La 
idea es crear un entorno participativo 
global y descentralizado, 
que respete la privacidad y 
transparencia de las personas”

explica Carolina, una 
participante.

Tampoco se 
busca construir una nueva red 
social o duplicar iniciativas de 
software libre ya existentes; se 
prefiere generar protocolos que 
permitan la comunicación 
entre las plataformas que ya 
se están usando
(por ejemplo, 
Tomalaplaza.net, N-1.cc
OccupyWallStreet.org) y herramientas 
semánticas para el 
etiquetado y la organización 
de contenidos. “Cada persona 
será un usuario de una red 
P2P, con acceso a los contenidos 
de cualquier red federada, 
y podrá interactuar con las 
asambleas, grupos o personas 
que quiera y participar en la 
toma de decisiones de todo lo 
que ocurra; será una democracia 
P2P”, puntualiza Carolina.

Se está buscando la 
colaboración con proyectos de 
software ya avanzados como 
Tribler, Diaspora, Drupal
Lorea (el colectivo que 
desarrolla N-1.cc), que entienden 
la importancia de protocolos 
de federación e interoperabilidad 
entre plataformas
. Por 
ahora cuentan con los escasos 
recursos técnicos del movimiento 
y el trabajo militante, 
pero planean lanzar una campaña 
de crowdfunding que les 
permita avanzar más rápido.

Respecto a las fechas, Carolina 
explica que “hay dos líneas de 
desarrollo paralelas: por un 
lado el uso de P2P para una 
aplicación en Android de la 
que habrá una beta (versión en 
pruebas) a finales de marzo” y, 
por otro, “una línea más relacionada 
con la federación de 
contenidos (que en este primer 
momento no estaría basada en 
P2P), de la que habrá un prototipo 
para finales de abril”. Se 
presentará en la Biennale de 
Berlín, en la que se va a escenificar 
una plaza al estilo 
Occupy y 15M
que activistas 
de todo el mundo van a aprovechar 
para encontrarse. 
Durante los dos meses que 
dura, The Global Square organizará 
un hackatón (encuentro 
de hackers).

En la web TheGlobalSquare.org (en inglés) puede 
encontrarse toda la información 
sobre cómo unirse al equipo, 
en el que trabajan personas 
de todo el mundo. No se 
necesitan obligatoriamente 
conocimientos técnicos avanzados, 
pero sí disposición a participar 
en el diseño del software 
de manera horizontal.

 

Imprimir Imprimir Versión PDF PDF +A Agrandar texto Licencia Enviar por e-mail Enviar Corregir +A Disminuir texto

comentarios

0

“Se ve, se siente, hasta se huele, el miedo del Gobierno a una consulta popular sobre este tema”, decía el expresidente de la Asamblea Constituyente Alberto Acosta.

La prescripción de estas sustancias, sobre todo a mujeres, es abusiva, injustificada e inapropiada. La autora analiza los motivos y las consecuencias de este consumo.

Desde el MpD se invita a un debate público a los líderes de los partidos mayoritarios para saber cómo abordaran la cuestión de la reforma del artículo 135 y la implicación respecto a la prioridad
En el transcurso de una insurrección, Charles Fourier observó con qué dedicación y ardor la gente amotinada desempedraba una calle y levantaba una barricada en pocas horas.

El autor analiza el discurso que gravita en torno a los días de vacaciones y las mutaciones desde la sociedad de consumo hasta la edad de la precarización.

Cuando empecé a participar en el movimiento feminista, hace unos siete años, asistí tanto a la nostalgia de los tiempos de asambleas multitudinarias de mujeres, como a la reivindicación de las nue

Treinta años después, el Estado vuelve al rescate de varias autopistas en quiebra.