Los principales sindicatos convocan un paro indefinido desde el 5 de noviembre contra el recorte de empleos
El Ayuntamiento de Madrid tropieza con la basura

A la decisión de Ana Botella de reducir el presupuesto y de modificar los contratos con las adjudicatarias le ha seguido el inminente recorte de las plantillas.

25/10/13 · 8:00
Edición impresa
Vertedero improvisado tras el tanatorio de San Isidro en el distrito de Carabanchel, denunciado por las asociaciones vecinales. / FRAVM

Desde su inicio, los efectos de la crisis han contagiado, como fichas de dominó, a todos los rincones del ámbito social. Y en este caso, a la propia salubridad de las diferentes ciudades de la geografía española. El epicentro se sitúa actualmente en Madrid.

Desde hace tiempo, asociaciones vecinales y sindicatos, amén de los propios ciudadanos, llevan denunciando el aumento de la suciedad de las calles de la capital originado por la progresiva reducción de los servicios, vehículos y personal de limpieza. Todo ello ha conllevado, según los expertos, un deterioro continuado de las vías urbanas. Según un informe presentado por la UE, España se sitúa a la cola del continente en limpieza viaria y reducción de contaminación y ruido.

La situación se descontrolaba en verano, cuando el Consistorio que comanda Ana Botella decidía unificar en un solo contrato integral (ocho años prorrogables a dos) todas las licitaciones del servicio de limpieza y mantenimiento de zonas verdes. Además, se aplicaba un recorte del presupuesto destinado a este servicio del 30% respecto al año anterior. El Ayuntamiento pretende ahorrar así para las arcas públicas un 10%, cerca de 600 millones de euros. Los presupuestos notan el ajuste. En limpieza de las calles, los 154 millones de euros de 2010 se redujeron a 129 el pasado año, un 16% menos que hace tres años. Esto ha provocado medidas como la reducción del personal de limpieza para jardines y parques infantiles o el desperfecto de pavimentos.

Ante el descenso de beneficios, la respuesta de Aselip, la patronal de los servicios de limpieza viaria de Madrid, fue aplicar un ahorro de costes, por lo que informaba a los sindicatos de que tres de las cinco empresas concesionarias –OHL, Sacyr y FCC– presentarían expedientes de regulación de empleo (ERE), que afectarían a 1.400 trabajadores de los cerca de 6.500 que hay contratados en la capital, un 28% del total. Para evitarlo, Aselip exige que los trabajadores acepten reducirse un 43% el salario, lo que implicaría un retroceso a las tablas salariales de 2007.

Por ello, las organizaciones sindicales, comandadas por UGT y CGT, han anunciado una huelga indefinida en la capital para el próximo 5 de noviembre. Según ha podido saber Diagonal, 
CC OO, que veía “precipitada” esta fecha, irá finalmente de la mano con los otros sindicatos, que inicialmente habían propuesto el lunes 28 de octubre. El sábado 26 se concentrarán frente a la sede del Ayuntamiento a las 12.30.

La precariedad no es nueva sino que viene arrastrada desde hace tiempo. Ya el pasado verano, las adjudicatarias no renovaban el contrato a más de 300 empleados de mobiliario urbano y parques infantiles, que acabaron en la calle. El contrato de limpieza de la capital se divide en seis zonas que se repartieron las grandes empresas constructoras a través de sus filiales de limpieza. Cuatro de ellas: Cespa (Ferrovial), OHL, Valoriza (de Sacyr Vallehermoso) y Alfonso Benítez (FCC) obtuvieron el contrato por casi dos millones de euros, casi un 18% menos que el precio inicial.

La mala gestión de las empresas privadas no se discute. La propia alcaldesa planeaba sancionarlas con un 7% de su facturación mensual ante el empeoramiento del servicio. Esta situación “la acabarán pagando con nuevas tasas los madrileños”, aseguran las 
asociaciones. 

Francisco Caño, miembro de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, resumía para Diago­nal la actual coyuntura rechazando los recortes del Ayuntamiento, al que responsabiliza, en su afán de menguar el déficit regional, de la actual situación, y exige a Botella mantener los parámetros del servicio de limpieza que regían antes del verano. “Por reducir la deuda, están sometiendo a la sociedad”, añade Caño.

Imprimir Imprimir Versión PDF PDF +A Agrandar texto Licencia Enviar por e-mail Enviar Corregir +A Disminuir texto

comentarios

0

El gobierno de Ecuador ha trasladado al Consejo Nacional Electoral las firmas que se han recogido para la consulta popular para la no explotación del Yasuni

La autora analiza las principales carencias de la atención médica que se da a las mujeres y propone una superación del enfoque biologicista con el que aborda la salud el modelo médico...

Desde el MpD se invita a un debate público a los líderes de los partidos mayoritarios para saber cómo abordaran la cuestión de la reforma del artículo 135 y la implicación respecto a la prioridad
En el transcurso de una insurrección, Charles Fourier observó con qué dedicación y ardor la gente amotinada desempedraba una calle y levantaba una barricada en pocas horas.

Campañas publicitarias que ahondan en la idea del trabajo como un privilegio.

Cuando empecé a participar en el movimiento feminista, hace unos siete años, asistí tanto a la nostalgia de los tiempos de asambleas multitudinarias de mujeres, como a la reivindicación de las nue

Treinta años después, el Estado vuelve al rescate de varias autopistas en quiebra.