Culturas
Películas, series, piezas sueltas encontradas en la red
02
Oct
2013
17:22
'Breaking Bad': Miserias del emprendimiento

¿Dónde y cómo la vi?

Breaking Bad es una serie de televisión con cinco temporadas (su quinta temporada está dividida en dos partes). Se empezó a emitir en 2008 y terminó el pasado lunes 30 de septiembre de 2013.  He ido alternando el visionado de la serie en DVD y Blu Ray con descargas usando redes P2P dependiendo de si seguía la frecuencia de emisión de la serie o no. Normalmente he terminado viendo la temporada que he visto descargada también en DVD o Blu Ray.

¿Dónde la puedo conseguir?

En DVD o Blu Ray están comercializadas sus primeras cuatro temporadas en España. Está disponible en servicios VOD como Netflix  o Hulu. No en servicio VOD en España. Está disponible en redes P2P, tienes un buen recopilatorio de enlaces de la serie y subtítulos en espoilertv.

Tipo de Licencia:

Copyright restrictivo.

'Breaking Bad': Miserias del Emprendimiento

Se han publicado una tonelada de análisis, libros, entrevistas, reportajes y artículos de opinión sobre Breaking Bad a lo largo de los años, en las últimas semanas con motivo de la emisión de su última temporada la cantidad se debe haber multiplicado exponencialmente. No voy a decir que nadie ha analizado la serie desde el punto de vista del la figura del emprendedor, porque seguro que no es así. Yo, sin embargo, no he leído nada en esta dirección, que siempre me ha parecido una de las más interesantes de la serie.

Walter White encarna bien las características que se le suponen al emprendedor schumpeteriano, que se distingue en muy poco en un pequeño gran hampón que, a partir de las posibilidades de un entorno poco regulado, conquista territorio y lo mantiene con no pocas dosis de violencia.

El tránsito entre la segunda y la tercera temporada de la serie (hasta dónde yo sé, las que menos gustan al público) es una lucha por liberarse de la miseria del salario y el empleo para conquistar una autonomía que se encuentra con tres escollos materiales: la gestión del territorio, la empleabilidad y su capacidad para escalar y, finalmente, la falta de recursos e infraestructuras que llevan a terminar ser absorbido por otras empresas. En este caso, el paso que va de contratar a unos pobres adictos a la metanfetamina imitadores de ganstercitos de película a ser adquirido por “Los Pollos Hermanos”.

Es en esa segunda temporada dónde la serie se la juega con una de las metáforas narrativas más salvaje de la historia de la televisión (y una de las más esquivas). Las consecuencias de las acciones de Walter no son los muertos que caen por su mano y la de sus compinches, sino los hilos invisibles de degradación y muerte ligados directamente a su negocio. Lo que el emprendedor nunca ve. La droga, en el caso de Walter... Elige tu medio de explotación y sus consecuencias invisibles en aquellos que tengas más cerca.

Solo hay una serie que haya expresado mejor lo que es ser un falso autónomo que Breaking Bad. Los descacharrantes capítulos de The Office en los que Mike Scott monta “The Mike Scott Paper Company”, su pequeño gran emporio de la venta de papel. La diferencia, claro está, es que el mercado en el que Walter se abre camino es mucho más rentable y tiende al monopolio. Muchos beneficios, vamos.

Heisenberg, el lado emprendedor del profesor de química de Mister White, expone bastante bien todas las fantasías masculinas sobre reconocimiento y poder por la vía de la empresa (ojo, en toda la serie esa fantasía se cruza poquísimas veces con el otro gran mito de la masculinidad emprendedora: conquistarse un atractivo sexual imposible).

No podemos decir que el odio de Walter White sea “directamente” de clase en el sentido de que Walter es un desclasado (un premio nobel aliado con una gran empresa química que termina  siendo profesor de ídem en un colegio de Alburquerque), pero no tanto un expoliado. La serie se cuida muy mucho de no explicar nunca los motivos que han sacado a Walter de su muy acomodada vida. Intuimos motivos amorosos, pero probablemente sea una ambición desmedida y una simpática competencia de cipotes. Nada muy distinto a la que tiene con su cuñado Hank.

Una vez instalado en la senda del emprendimiento, todo adquiere un valor instrumental. Todo es un medio para un fin y, como dice Skyler en la última temporada cuando afronta el enésimo problema moral, “¿qué más da uno más?”

La serie, como decía al principio, se estrenaba en enero de 2008, nueve meses después quebraba Lehman Brothers. Quienes hemos seguido la serie en vivo y en directo, hemos atravesado con ella la crisis de la economía financiera y todas las retóricas sobre emprender y economía real mientras cada semana vivíamos la materialidad del emprendimiento para quienes no tienen nada más que el rencor y su cerebro. 

comentarios

1

  • Imagen de Jose Manuel Paredes Castañón

    De hecho, sí que existían ya tales análisis. Yo, al menos, he leído uno (aunque seguro que hay más), en The Economist: http://www.economist.com/news/business/21586801-best-show-television-also-first-rate-primer-business-breaking-bad-school

  • Agregar comentario

    radaraudiovisual
    Guillermo Zapata hace tiempo que no tiene tiempo para ir al cine o ver la tele, sin embargo sigue viendo películas y series. Un radar audiovisual para hablar de imágenes e historias sin orden ni concierto.