Diagonal Periódico Aragón web
Huesca | Proyecto de protección de los Pirineos

¿Olimpiada de invierno o parque internacional de los Pirineos?

La candidatura aragonesa a la organización de unos juegos olímpicos de invierno en 2022 ha pasado de ser una broma a convertirse en un riesgo. El recuerdo de la suspensión de las pruebas por falta de nieve en Sierra Nevada-Granada aconsejaba olvidar proyectos como éste. Ecologistas en Acción mantiene desde aquella lejana primera candidatura en los años 90 una postura muy crítica con este tipo de proyectos. No obstante, desde esa primera y lejana candidatura muchos "amigos" del gobierno de turno han vivido desde entonces cobrando del cuento.

Maribel Martínez
Sábado 10 de abril de 2010.

Alega la asociación ecologista que dicho evento comportaría la construcción de infraestructuras, carreteras y edificios que supondrían un grave impacto para nuestra alta montaña, amén del consabido paquete de urbanizaciones, dado que el negocio de la nieve en Aragón se ha convertido en un simple reclamo para la especulación inmobiliaria. También rechazan la construcción de dispositivos deportivos de un único uso, que luego quedan abandonados. Un ejemplo sangrante es Astún, que todavía acoge ese trampolín obsoleto, recuerdo de la Universiada.

JPG - 40 KB
Miembros de la Pltaforma en Defensa de las Montañas de Aragón en los ibones de Anayet. Foto: Victoria Trigo

Belloch aterriza en el Pirineo

El pasado febrero el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza creaban la sociedad gestora Olimpiadas 2022. El Ayuntamiento ha habilitado 300.000 euros para proyectos previos y para la promoción del evento, aduciendo que «eran sobrantes de caja» del último presupuesto, con el consiguiente mosqueo de la oposición. Pero del monto total del proyecto aún no se sabe nada, pese a que suenan cifras en torno a los 300 millones de euros.

El hecho de que Juan Antonio Samaranch, miembro del Comité Olimpico Internacional, admita que la candidatura aragonesa a los Juegos del 2022 parte con desventaja -al no destacar en disciplinas invernales-, no parece ser impedimento para que empiece a funcionar la trituradora de dinero público.

Se proyecta construir tres villas olímpicas en Zaragoza, Huesca y Jaca. La de Zaragoza, como reclamo para dar un empujón al lánguido Arcosur. Tras la olimpiada, sin duda le aguardará el destino de los pabellones de la Expo. También se proyecta un gran palacio de hielo: palacio de hielo ya hubo en Zaragoza y se cerró. Sin embargo, el verdadero pelotazo urbanístico sobrevuela el valle de Castanesa.

La partida dedicada a la construcción y ampliación de carreteras para acceder a las estaciones de esquí es también muy jugosa: ¿conseguirán la ansiada ampliación mediante la demolición del congosto de Olvena? Por otro lado, planean la comunicación aérea de Zaragoza y Jaca, o bien se construiría un tren de alta velocidad para llegar a Jaca en 45 minutos.

Tras el anuncio de la candidatura de Zaragoza-Jaca 2022, todos reclaman su parte del negocio. La asociación de empresario de Astún-Candanchu encargó un estudio de viabilidad para la unión de estaciones con Formigal, a través de la Canal Roya, atravesando el futuro Parque del Anayet.

El mito de los grandes eventos

La política de grandes eventos, como la especulación urbanística, ha tenido un fuerte efecto de contracción económica en Aragón. La Expo 2008 ha dejado una deuda de más de 500 millones de euros y una tasa de desempleo inigualable tanto en España como en Europa. Los grandes eventos mueven mucho dinero -sobre todo público-: esto es un hecho indiscutible. Otra cosa es que sean capaces de generar trabajo estable y sostenible. Esta razón ha llevado a las autoridades de países más sensatos a abandonar esta política en aras del empleo de calidad.

¿De dónde saldrá el dinero?

Si el impacto sobre la montaña resulta patente, el impacto sobre el bolsillo de los ciudadanos no le va a la zaga. José Luis Trasobares, columnista de El Periódico de Aragón, analiza el modelo de gestión económica que subyace tras el proyecto olimpico: «La situación contable del Ayuntamiento de Zaragoza produce pavor. Pronto se llegará a los 753 millones de deuda a largo plazo, la deuda a corto ha crecido 100 millones en 2009, se deben 108 millones a proveedores y contratistas y los costes financieros del tinglado deben ser monumentales. Lo peor es que, abrumada por un gasto corriente que lo devora todo y por un notable bajón en sus ingresos, la corporación se está hundiendo sin remedio en la fosa abisal del crédito. Sin embargo, sus planes a medio y largo plazo no pueden ser más ambiciosos: una exposición internacional, unos juegos olímpicos y una expansión urbanística -véase lo de Arcosur- han de ser avalados por las arcas municipales»

La trampa “Olimpiadas-Castanesa”

La prensa local anunció, sin inmutarse, el proyecto de la sociedad semipública Aramón de construír una estación de esquí en Castanesa. Este monstruoso proyecto de hierro y cemento en un valle virgen de nuestro Pirineo oriental es una versión repetida y aumentada de los desmanes cometidos en la ampliación de Formigal. Voladuras y retroexcavadoras provocarán millones de toneladas en movimientos de tierra. La ciudadanía tendrá que aflojar 400 millones de euros para financiar este proyecto declarado por el gobierno de Iglesias como de «interés general». La venta de miles de apartamentos en el valle -hasta 5.000 viviendas permite el recién aprobado y recurrido Plan General Urbano- aportaría el resto.

La obsesión del presidente Iglesias de vincular las olimpiadas con el proyecto de Castanesa no hace sino alimentar sospechas sobre él y su entorno familiar. El diario El Mundo ya publicó un duro reportaje sobre los intereses urbanísticos de la familia de Marcelino Iglesias.

Por sus obras les conoceréis...

Sin embargo, el tiempo y la actitud de nuestros mandamases locales -Biel, Belloch e Iglesias- han disparado otros temores nuevos y más peligrosos: crecimiento patológico e insostenible de la Zaragoza metropolitana -con más de 50.000 pisos vacíos en la ciudad-, destrucción del valle de Espelunziecha para ampliar Formigal o geniales negocios «interruptus» como Gran Scala. Enormes inversiones de más que dudosa rentabilidad social o económica como la Expo 2008, Motorland, Arcosur, los aeropuertos infrautilizados de Huesca y Caudé (Teruel), etc...

Si la codicia inmobiliaria nos ha llevado a una crisis de imprevisible desenlace, estos políticos no esperan otra cosa que el regreso de los años dorados del «pelotazo urbanístico».

Parque Internacional de los Pirineos

Mucho más sensata resulta pues la apuesta de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón: trabajar por la creación del primer espacio protegido internacional europeo, el Parque Internacional de los Pirineos.

Esa sí que es una apuesta de futuro sostenible y basada en el potencial económico que representa una marca de calidad de tal envergadura. Y posiblemente, el último muro de contención contra la infinita codicia que acecha a nuestro principal patrimonio: la montaña aragonesa.

Sin embargo, el tiempo y la actitud de nuestros «mandamases locales» -Biel, Belloch e Iglesias- han disparado otros temores nuevos y mucho más peligrosos.

| | delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter

1 Mensaje

  • Un poquito de rigor, por favor. La Asociación "Astún-Candanchú" NO EXISTE. E la Mancomunidad del Valle del Aragón y agrupa a pueblos de todo el valle, no a las dos estaciones. además, el proyecto de unión de ambas con Formigal es para acabar con la fuga de esquiadores hacia el valle de Tena y no tiene nada que ver con el proyecto olímpico, del de que se sabe que sus opciones son remotas.
CreativeCommons Diagonal. C/ de la Fe, 10. 28012. Madrid. Tel.: +34 91 184 184 6 ||webmaster[@]diagonalperiodico.net || RSS RSS
Hecho por dabne.net con SPIP en Nodo 50